Proyectos - Patria

C.E. PATRIA

Baja California es uno de los lugares más fascinantes de la república mexicana: bañado en el Este y el Oeste por las aguas del Mar de Cortés y del Océano Pacífico, respectivamente, y flanqueado por el desierto, tiene un clima que negocia con las diferentes de temperaturas, especialmente de día y de noche.

Contenido por dos laderas, el terreno de la escuela hace que el espacio (la topografía, el asolamiento, los escurrimientos y la preexistencia tanto agrícola como de construcciones) haya determinado la forma en que éste se intervendría. Además, se consideró la función a la que estaba dedicado, la actividad académica, y a ello se sumó el concepto de sustentabilidad. La idea fue llevar a los espacios tanto exteriores como interiores la noción de la enseñanza, por ello, se pensaron salones de clases abstractos que indujeran en el estudiante la percepción de las ideas. Morfológicamente, el espacio está definido por un solo elemento, un muro que funge como un listón que al serpentear genera espacios exteriores e interiores. Este muro es penetrado por las diferentes circulaciones, sorteando los accidentes topográficos.

Tipológicamente, las texturas y las formas alimentan técnicamente a los sistemas de acústica, isóptica y de refracción de luz, por ejemplo, el muro, al exagerar las estrías del quebrado —por la forma en que se disponen los adobes—, provoca que la acústica no genere reverberancias, logrando un sonido nítido y la eliminación de los rebotes. Ahí, se puede hablar en perfecta voz baja y se escucha en cualquier rincón del salón, sin ningún apoyo de tecnologías externas. La edificación está dispuesta para poder tener la mejor luminosidad en cualquier hora del día, sin tener la necesidad de encender la luz eléctrica y sin que se creen distracciones para los estudiantes; así, por un lado, la iluminación se consigue gracias a una ventana perimetral, ubicada en la parte superior, que permite dar acceso a la luz del día y corta el Sol en su trayecto hacia el atardecer, haciendo que los rayos se encuentren con los muros dentados partiéndose y chocando con pantallas blancas que al fraccionar la luz en pequeñas partículas explotan en luminosidad continua que rebota millones de veces, permitiendo que el estudiante no genere sombra sobre su lugar de trabajo. Por otro lado, la ausencia de otras ventanas invita a la concentración.
La ventilación cruzada de los espacios genera, junto con el aislamiento de los muros de adobe y tapial, que los estudiantes estén en un espacio de confort sin tecnologías eléctricas. La disposición de los espacios se planeó a partir de la topografía del cerro y así se delimitaron en forma casi íntima cada uno de los pequeños patios en pequeños grupos. La forma en la que se separaron los espacios se basó en el uso que tendrían; esto permite que la parte académica esté integrada con sus propias características tipológicas, lo mismo para las instalaciones deportivas, los talleres, las oficinas administrativas, los talleres agrícolas, los espacios cívicos y de reunión, que están definidos por separado y contenidos a partir de la tipología y morfología propias de cada uso.
Los espacios de circulación se proyectaron pensando en que fueran de encuentro, provocando un transcurrir narrativo de su función y de sus diferentes vistas, las cuales los ocupantes perciben en forma diferente según su orientación y su ubicación en el paisaje. Los remates visuales y elementos de cruce generan elementos que están planeados para definir cada uso y cambio de ambiente. Para esto también se utilizaron materiales y sistemas de construcción diferentes. Buscamos aprovechar al máximo los elementos preexistentes, como los tráiler, las casas rodantes, los desechos de fábricas, los desechos de barcos de pesca, los muelles de marinas en desuso y los contenedores del puerto de Ensenada.

Esto genero tres topologías contrapuestas:
1. Edificios existentes que se determinan tanto por su disposición como por la vegetación que tenían, un elemento determinante para dar una imagen de tiempo (parecen que ya estuvieron ahí durante largo tiempo) y que asienta las construcciones de manera mas clara.
2. Materiales naturales que se sacaron del mismo terreno y permiten la definición del espacio al integrarse fuertemente con la tierra y las fuerzas del terreno.
3. Los materiales de desecho de diferentes orígenes que generan una tipología que invita a la reflexión sobre sus usos históricos y al contextuarlos generan un ambiente entre chusco y tenso, dándole un carácter de vanguardia ecológica.

La zona

La elección del espacio de construcción dentro de las 30 hectáreas que se tenían para intervenir nos presentó una problemática muy interesante, ya que no teníamos vecinos ni colindancias aparentes. El predio era un huerto que producía aceite de oliva y aceituna. Tiene también un corral con más de cien animales que el dueño no quiso mover bajo ninguna circunstancia; parecería que ése es el corazón del complejo. Asimismo, la circunstancia de que hubiera un rebaño de chivos determinó la zona, pues éstos, al pastar, impactaron ecológicamente el área (son los animales más invasivos para el entorno natural), es decir, la lectura del terreno en lo que respecta a la paleta vegetal, tanto nativa como inducida o modificada, determinaron el espacio propio para intervenir.

¿Cómo se usa la escuela?

Después de muchas reuniones con especialistas en el ramo, así como con los usuarios de cada espacio, se determinó que los estudiantes son los que se desplazarían entre clase y clase. Los maestros, entonces, ocuparían una misma aula para cada una de las asignaturas, lo que determinó que se diera un apropiamiento del sitio de forma individual. Buscamos que cada salón fuera diferente y especial según cada uno de los usos y tiempos, así como de la concentración que requerían, por ejemplo, no es lo mismo un espacio propio para matemáticas que para música y biología.

¿Humanidades o ciencia?

En cada salón, se determinaron secciones para distintos usos, de esta manera, cada uno tiene un espacio equivalente a un área cerrada y a un área abierta. Se puede estudiar al aire libre o en un espacio cerrado, dependiendo del ambiente que se requiera y de lo que sugiera el maestro. Esto provee un elemento de motivación extra para que el docente motive o integre al estudiante cambiando las condiciones y la disposición de las cosas. Los talleres de ciencias de materias como química, biología y computación están integrados (visualmente) a los cultivos y a los corrales. Se pensó que era útil que los estudiantes estuvieran en contacto con estos entornos de forma intelectual y visual. Las áreas deportivas están en los huertos de olivos, de modo que el deporte esté en contacto con la naturaleza y los cultivos, evitando así la concepción de estas actividades como solamente ejercitar el cuerpo; se buscó que en todo momento los estudiantes que estén practicando ejercicio perciban los olores y los cambios en las estaciones y en la floración.

El conjunto

El conjunto se dispuso utilizando los elementos persistentes y respetando el ambiente natural lo más posible, lo cual se logró mediante la negociación entre la topografía de la montaña y las líneas horizontales de los edificios. Esto implica también un consenso entre los escurrimientos, las visuales y los diferentes tipos de vegetación. Hay también un elemento que penetra el terreno y parte los espacios naturales para dialogar con el entorno mediante un lenguaje atrevido pero discreto.

Baja California es uno de los lugares más fascinantes de la república mexicana: bañado en el Este y el Oeste por las aguas del Mar de Cortés y del Océano Pacífico, respectivamente, y flanqueado por el desierto, tiene un clima que negocia con las diferentes de temperaturas, especialmente de día y de noche.
Contenido por dos laderas, el terreno de la escuela hace que el espacio (la topografía, el asolamiento, los escurrimientos y la preexistencia tanto agrícola como de construcciones) haya determinado la forma en que éste se intervendría. Además, se consideró la función a la que estaba dedicado, la actividad académica, y a ello se sumó el concepto de sustentabilidad. La idea fue llevar a los espacios tanto exteriores como interiores la noción de la enseñanza, por ello, se pensaron salones de clases abstractos que indujeran en el estudiante la percepción de las ideas. Morfológicamente, el espacio está definido por un solo elemento, un muro que funge como un listón que al serpentear genera espacios exteriores e interiores. Este muro es penetrado por las diferentes circulaciones, sorteando los accidentes topográficos.

Tipológicamente, las texturas y las formas alimentan técnicamente a los sistemas de acústica, isóptica y de refracción de luz, por ejemplo, el muro, al exagerar las estrías del quebrado —por la forma en que se disponen losadobes—, provoca que la acústica no genere reverberancias, logrando un sonido nítido y la eliminación de los rebotes. Ahí, se puede hablar en perfecta voz baja y se escucha en cualquier rincón del salón, sin ningún apoyo de tecnologías externas.

La edificación está dispuesta para poder tener la mejor luminosidad en cualquier hora del día, sin tener la necesidad de encender la luz eléctrica y sin que se creen distracciones para los estudiantes; así, por un lado, lailuminación se consigue gracias a una ventana perimetral, ubicada en la parte superior, que permite dar acceso a la luz del día y corta el Sol en su trayecto hacia el atardecer, haciendo que los rayos se encuentren con los muros dentados partiéndose y chocando con pantallas blancas que al fraccionar la luz en pequeñas partículas explotan en luminosidad continua que rebota millones de veces, permitiendo que el estudiante no genere sombra sobre su lugar de trabajo. Por otro lado, la ausencia de otras ventanas invita a la concentración.

La ventilación cruzada de los espacios genera, junto con el aislamiento de los muros de adobe y tapial, que los estudiantes estén en un espacio de confort sin tecnologías eléctricas.

La disposición de los espacios se planeó a partir de la topografía del cerro y así se delimitaron en forma casi íntima cada uno de los pequeños patios en pequeños grupos. La forma en la que se separaron los espacios se basó en el uso que tendrían; esto permite que la parte académica esté integrada con sus propias características tipológicas, lo mismo para las instalaciones deportivas, los talleres, las oficinas administrativas, los talleres agrícolas, los espacios cívicos y de reunión, que están definidos por separado y contenidos a partir de la tipología y morfología propias de cada uso.

Los espacios de circulación se proyectaron pensando en que fueran de encuentro, provocando un transcurrir narrativo de su función y de sus diferentes vistas, las cuales los ocupantes perciben en forma diferente según su orientación y su ubicación en el paisaje. Los remates visuales y elementos de cruce generan elementos que están planeados para definir cada uso y cambio de ambiente. Para esto también se utilizaron materiales y sistemas de construcción diferentes. Buscamos aprovechar al máximo los elementos preexistentes, como los tráiler, las casas rodantes, los desechos de fábricas, los desechos de barcos de pesca, los muelles de marinas en desuso y los contenedores del puerto de Ensenada.

Esto genero tres tipologías contrapuestas:

”Los Edificios Existentes” que son los que determinan tanto por su disposición, la vegetación que tenían, todo esto como un elemento determinante para dar una imagen de permanencia (parecen que ya estuvieron ahí durante largo tiempo) y que asienta las construcciones de manera mas clara.

“Materiales Naturales” mismos que se sacaron del mismo terreno y permiten la definición del espacio al integrarse fuertemente con la tierra y las fuerzas del terreno.

“Los materiales de Desecho”o reciclaje de diferentes orígenes que generan una tipología que invita a la reflexión sobre sus usos históricos y al contextuarlos generan un ambiente entre chusco y tenso, dándole un carácter de vanguardia ecológica.

La zona

La elección del espacio de construcción dentro de las 30 hectáreas que se tenían para intervenir nos presentó una problemática muy interesante, ya que no teníamos vecinos ni colindancias aparentes. El predio era un huerto que producía aceite de oliva y aceituna. Tiene también un corral con más de cien animales que el dueño no quiso mover bajo ninguna circunstancia; parecería que ése es el corazón del complejo. Asimismo, la circunstancia de que hubiera un rebaño de chivos determinó la zona, pues éstos, al pastar, impactaron ecológicamente el área (son los animales más invasivos para el entorno natural), es decir, la lectura del terreno en lo que respecta a la paleta vegetal, tanto nativa como inducida o modificada, determinaron el espacio propio para intervenir.

¿Cómo se usa la escuela?

Después de muchas reuniones con especialistas en el ramo, así como con los usuarios de cada espacio, se determinó que los estudiantes son los que se desplazarían entre clase y clase. Los maestros, entonces, ocuparían una misma aula para cada una de las asignaturas, lo que determinó que se diera un apropiamiento del sitio de forma individual. Buscamos que cada salón fuera diferente y especial según cada uno de los usos y tiempos, así como de la concentración que requerían, por ejemplo, no es lo mismo un espacio propio para matemáticas que para música y biología.

¿Humanidades o ciencia?

En cada salón, se determinaron secciones para distintos usos, de esta manera, cada uno tiene un espacio equivalente a un área cerrada y a un área abierta. Se puede estudiar al aire libre o en un espacio cerrado, dependiendo del ambiente que se requiera y de lo que sugiera el maestro. Esto provee un elemento de motivación extra para que el docente motive o integre al estudiante cambiando las condiciones y la disposición de las cosas.

Los talleres de ciencias de materias como química, biología y computación están integrados (visualmente) a los cultivos y a los corrales. Se pensó que era útil que los estudiantes estuvieran en contacto con estos entornos de forma intelectual y visual.

Las áreas deportivas están en los huertos de olivos, de modo que el deporte esté en contacto con la naturaleza y los cultivos, evitando así la concepción de estas actividades como solamente ejercitar el cuerpo; se buscó que en todo momento los estudiantes que estén practicando ejercicio perciban los olores y los cambios en las estaciones y en la floración.

El conjunto

El conjunto se dispuso utilizando los elementos persistentes y respetando el ambiente natural lo más posible, lo cual se logró mediante la negociación entre la topografía de la montaña y las líneas horizontales de los edificios. Esto implica también un consenso entre los escurrimientos, las visuales y los diferentes tipos de vegetación.

Hay también un elemento que penetra el terreno y parte los espacios naturales para dialogar con el entorno mediante un lenguaje atrevido pero discreto.


Arq. Alejandro D'Acosta López
tac@tac.mx
t. + 646 1565397

Ave. Paseo Hidalgo núm. 6
Zona Centro
Ensenada, Baja California
C.P. 22800