Proyectos - La Escuelita

La Escuelita

La Estación de Oficios del Porvenir hoy conocida como La Escuelita es un proyecto nacido en 1992, gracias al entusiasmo de un grupo de amigos enamorados de Ensenada que comparten, entre otras cosas, el quehacer del vino y sus elementos.

Desde el inicio, este esfuerzo generó un dinamismo inesperado y pasó rápidamente de jugar a hacer vino a ser el soporte de un importante número de entusiastas del vino consolidando a muchos de los actuales productores de vino de la zona. En los últimos cuatro años, lo que sucede en El Porvenir potencia y refresca las propuestas del vino mexicano actual. Contar con esta sede ha permitido dignificar el oficio y ofrecer un espacio multidisciplinario e incluyente que presenta a los productores de vino con una perspectiva contemporánea, libre y experimental. Es la conciencia comunitaria la que da vida a este proyecto y la que, además, busca reflejar este concepto en su esencia.

Proyecto
La Estación surgió en el Valle de Guadalupe de una inquietud social y cultural, puesto que los cultivos son patrimonio de Ensenada y han estado presentes en la conciencia colectiva desde hace más de ciento veinte años. Además, los ires y venires de la economía de la frontera y del estado han conformado un caleidoscopio de diversidad de cultivos que se muestra sobre todo en los de la vid y el olivo.

En los setenta, el boom agrícola implantó una moda de cultivo que se ha mantenido casi hasta nuestros días. A la par la economía global y la separación de los grandes consorcios vitivinícolas del Valle de Guadalupe, aunado a los malos manejos del precio del producto, provocaron la eliminación de cientos de hectáreas de cultivos para dedicar la tierra a otra cosa, con el consecuente riesgo de la “urbanización del descampado”. Como la nueva y creciente enología mexicana de los años noventa requería nuevas respuestas e instalaciones, así como nuevos conceptos que atendieran las cada vez mayores necesidades de aprendizaje, la idea de una “vinícola pública” tomó forma abierta, se pensó que ahí todo el mundo podía estar en contacto con la producción y hacer vino con asesoría, dirección y entusiasmo.

El proyecto de La Estación de Oficios del Porvenir es un lugar de restauración de Oficios regionales que busca cultivar los elementos de esta zona con instalaciones sustentables. El edificio está diseñado desde el punto de vista de la autosustentabilidad, por ello, está hecho con desechos, lo que habla una responsabilidad implícita respecto de lo que se produce. Con este sentido, los materiales de reciclaje industrial están involucrados en el proceso constructivo. En Baja California, casi no se produce material de construcción, prácticamente todo se importa de otros lugares del país o bien del extranjero, entonces, el desplazamiento de cada material y su transformaciónson elementos que significan en todo el elemento arquitectónico. Considerando que el estado se sitúa junto a California, la región que produce más desechos en el mundo, Baja California posee una gran riqueza en basura. Hereda millones de toneladas de diferentes materiales y desechos que se convierten en una riquísima fuente de materia prima para desarrollar elementos constructivos. En La Estación se transformaron y se reutilizaron tales residuos en un reciclaje sin límite, admitiendo la basura que rodea este lugar.
El proyecto de La Estación de Oficios del Porvenir está pensado para evolucionar hacia un laboratorio de investigación integral, en donde la enología, la agricultura, los procesos agroindustriales y las culturas converjan en un sistema dinámico basado en los sólidos platónicos y expresan una identidad propia desde un punto de vista muy contemporáneo.

El laboratorio está en marcha, es un ente dinámico basado en la autoconstrucción, que cuenta con recursos propios. Como en las ciudades perdidas y las favelas del mundo, experimenta aprendiendo de las afueras de Tijuana, Río de Janeiro (Brasil), Ciudad Nezahualcóyotl (México), Ciudad Juárez (Chihuahua), Tampico (Tamaulipas), Petatlán (Guerrero), Salina Cruz (Oaxaca), Coatzacoalcos (Veracruz). Ciudades que con base en la nueva arquitectura vernácula del desecho y del imaginario popular imprimen al proyecto un sabor de modernidad que en el contexto actual hace lucir a la basura de dichas comunidades como parte del paisaje. El diseño busca dialogar con la problemática de la semiótica inserta en el origen de los materiales, considerados un pedazo tangible de historia, reciclar es trabajar con lo más profundo de la memoria. En La Estación de Oficios del Porvenir, la arquitectura se supedita a la función, dando a la forma un carácter contemporáneo del nuevo significado de la basura.

Resultado

El Espacio, antigua planta olivarera del poblado, ha sido adecuado desde una perspectiva de rescate, haciendo especial hincapié en lo preexistente, su reconstrucción entreteje los elementos del sitio acumulados en el tiempo, elementos que sirven para hacer, compartir, proponer y cuestionar. Al ser ordenados constructivamente en su lugar muestran su lado no sólo estético, sino también funcional. Desde el reciente redescubriemiento del Porvenir, se ha reconocido la importancia de la recuperación del viñedo, del olivar del valle, de sus Oficios y tradiciones. Al tomar el edificio, el compromiso ha sido la integración y dignificación del espacio. La idea motora sigue siendo obtener vino y aceite. El reto es promover los productos que se obtienen, sin olvidar los Oficios que conformaron el origen del sitio. Solo si este espacio alberga las actividades cotidianas, enriquecerá nuestra cultura, ofreciendo además un sitio atractivo y con identidad para los lugareños.

Hoy con La Estación de Oficios del Porvenir se cuenta con la posibilidad de apoyar a viticultores en el rescate de sus viñedos, gracias a que se ofrecen cursos cuyo fin es consolidar los Oficios tradicionales del valle. El objetivo es apoyar a productores potenciales en la concepción, diseño y entendimiento del vino. También se ofrecen vinos de alta expresión, ediciones personalizadas para especialistas, restauranteros y/o consumidores finales, con la finalidad de hacer relaciones comerciales. De igual forma se proponen productos propios a los seguidores de este proyecto.

Gracias a quienes en esta aventura han estado cercanos a La Estación de Oficios del Porvenir en diferentes momentos y circunstancias:
Acrata, Adobe Guadalupe, Vinos Shimul, Malagón, Ícaro, Viñedos Lafarga, Vinícola Tres Valles, JC Bravo, Vinart, Diosa Vid, Contraste, Paralelo, Toros Pintos, Vena Cava, Tres Mujeres, Viñas Pijoan, Kuxtal, Don Jaime, Casa Colorada, El Navegante, Xin, Canto Rodado, Gassol Cruz, María Tinto, Vinart, Xecue y un grupo de productores artesanales que son la esencia de este proyecto y que mencionarlos nos condenaría a olvidar a alguno de nombre, no de facto.


Arq. Alejandro D'Acosta López
tac@tac.mx
t. + 646 1565397

Ave. Paseo Hidalgo núm. 6
Zona Centro
Ensenada, Baja California
C.P. 22800